Un centrifugador de aceite se encarga de hacer el proceso de separar las partículas mediante una acción de aceleración provocando la suspensión de las partículas, consiguiendo la filtración a través de un filtro.

La fuerza centrifuga realiza la limpieza de lo sólido eliminando la humedad e impurezas, una vez centrifugado el aceite pasa a ser depositado en el almacenaje.

Es decir que después de realizar la recogida de aceitunas, hacer un lavado y limpieza de la aceituna, pasarlo por el proceso de molturación y una vez creado el batido, se llegará a la fase de centrifugado donde se dividirá a su vez en dos fases la aceosa y la oleosa. De la fase oleosa se extraerá el aceite de oliva virgen extra y de la fase aceosa el Alpechín.

Este proceso también es esencial en la producción del aceite de oliva y sin el no se podría hacer una óptima preparación.

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos