Como continuación de la segunda parte publicada hace pocos días, seguimos proponiendo para hoy aquellos términos que se utilizan para describir las llamadas sensaciones agradables, en la cata de aceite de oliva.

  • Sabor almendrado: tiene de hecho dos variantes que el paladar del catador expermientado puede llegar a identificar. Se trata del sabor a almendra fresca (genuino y fácil de reconocer) y el sabor a almendra seca (en este caso, más fácil de confundir con el estado rancio de un aceite)
  • Sabor amargo: posee mayor o menor sensación de agradable, pues se mide en términos de intensidad. Generalmente se acentúa en aceites obtenidos de aceitunas verdes o en envero.
  • Sabor apagado: se califica así a aquellos cuyo aroma es tan tenue que no permite identificar un perfil determinado.

Referido: aceitedeoliva.com

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos