Las cifras que publica nuestra fuente, provenientes del sur de Córdoba,  son francamente preocupantes:  según la organización agraria COAG, las pérdidas de la producción olivarera pueden llegar -y superar- el orden del 20%, si no acontece un aumento en la incidencia de la lluvia en la zona.

A la preocupante falta de lluvia, se suman las previsiones nada halagadoras por parte del secretario provincial, Francisco Garrido, quien ha aseverado que  lamentablemente no hay buenas noticias al respecto y en consecuencia la situación podría agravarse. En el horizonte, la amenaza no es un tema menor, basta con señalar que la producción final agraria de Córdoba ronda los 526 millones de euros y que la ocupación significa nada menos que  unos de cuatro millones de jornales.

El mayor desvelo de los agricultores,  es que la escasa lluvia que apenas ha impactado en la provincia de Córdoba, ya está teniendo como consecuencia un perjuicio para el fruto y a mediano plazo sobre el rendimiento durante la obtención del aceite de oliva. Según  Francisco Garrido, las zonas más comprometidas son la de la Campiña Alta y la Campiña Baja, donde la extensión de olivos de secano es más notoria.

Para que la situación deje de ser crítica, las lluvias deberían presentarse como máximo en el correr de los próximos diez días. Es mucho lo que está en juego ya que el sector olivarero promueve más del 30% del empleo agrario en Andalucía (200.000 olivicultores y 14 millones de jornales) y de él dependen muchas familias y por supuesto  más de 300 municipios andaluces.

Fuente: eldiadecordoba

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

1 comentario
bares comentó el 11.10.2011 a las 12:39 pm

otra preocupación y situación que nos acecha: la sequía. Al perro flaco ya se sabe...

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos