Máxima pureza: del olivo a la mesa. Apenas una primera prensada en la almazara, da lugar al producto que se conoce como aceite de oliva sin filtrar, al mejor estilo de culturas ancestrales.

El fenómeno no estaba previsto por algunos, pero lo cierto es que si bien este aceite se caracteriza por un mayor amargor y picor, tiene cada vez mayor demanda. Es que las virtudes terapéuticas y medicinales del aceite de oliva son tantas, que los consumidores desean probarlo cada vez en estado de mayor pureza.


Eso incluye no sólo mucho menor procesamiento que incluso hace omitir el filtrado luego de prensar, sino también una mayor celeridad para llegar desde la almazara a la mesa. Por ello, a demanda del consumidor, son más y más las almazaras que van optando por comercializar en origen y ponerlo así directamente en sus manos.

Si bien es apenas el 5% de la cosecha lo que llega a venderse bajo esta modalidad, el producto marca presencia en el mercado e incluso está siendo elegido como fino regalo para estas fiestas. Es por ello que creemos que se está marcando tendencia y es buena idea acceder la posibilidad de probarlo o regalarlo, más allá de que su precio es un poco elevado, la calidad -sin duda- lo vale.

Fuente: diariosur

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos