Ya desde la época romana se realizaba cultivos en la zona de la Estepa, su excelente situación geográfica y su excelente clima permitieron desarrollar la cultura del olivar por estas tierras y afianzarse ya durante la era medieval.

La denominación de origen de la Estepa esta formada por diferentes municipios que van desde la comarca de Estepa, municipios de la provincia de Sevilla, de Puente Genil y municipios de la provincia de Córdoba.

La zona dispone de unos suelos totalmente mediterráneos, con una textura arcillosa, los olivares se suelen asentar sobre calizas blancas. El clima mediterráneo subtropical y con una temperatura media anual que oscila entre 15º y 18º y unas precipitaciones no muy elevadas lo constituyen como un enclave geográfico idóneo para elaborar un buen aceite de oliva.

La zona cuenta con un total de más de cinco millones de olivares, utilizando como variedades hojiblanca, manzanilla, arbequina, picual y lechín, aunque la variedad más utilizada es la hojiblanca.

De aquí se extrae únicamente aceites de oliva virgen extra con un aroma y sabor afrutado y un ligero amargor, en cuanto a su acidez no supera los 0,3º.

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos