Vamos a dedicar varios post bajo este mismo título. Sucede que los usos del aceite de oliva son múltiples: tal como lo hemos comentado varias veces, podemos mencionar usos gastronómicos, culinarios, medicinales y cosméticos entre otros.

Hoy me dedico a comentar un aspecto que trasciende a todos los anteriores y a la vez les compete a todos. Me refiero a su conservación.

Lo primero a recordar que el aceite de oliva es un producto netamente natural. Por ello, es imprescindible respetar algunas normas para su correcta conservación y en especial para preservar sus propiedades beneficiosas.

Una del las reglas de oro es mantenerlo en un sitio fresco, alejado de fuentes de calor. A ello se suma que el lugar donde lo guardamos no debe ser húmedo, y debe estar alejado de la luz.

Referido: alimentacion-sana

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos