Soy una entusiasta seguidora de los productos ecológicos en general. Si hablamos del aceite de oliva, esa preferencia se manifiesta casi en una necesidad.

El aceite de oliva ecológico es una opción francamente saludable y recomendable. Entre otros motivos cabe señalar que se degrada mucho más lentamente que los aceites comunes.


Se planifica y procesa todo el ciclo con cuidados especiales. No se usan plaguicidas, ni abonos químicos y mucho menos fertilizantes artificiales.

En su lugar, se promueve el uso de controles y barreras naturales. Te aseguro que el producto final que llega a tu mesa, es ciento por ciento sano y natural; optar por él lejos de ser un gasto constituye una inversión.

Referido: sabor-artesano

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos