Aceite oliva en la papilla del bebé. De la mano de recetas más o menos clásicas, llega el día en que el bebé requiere más alimentos que la sola leche materna y es importante conocer algunos buenos consejos al respecto, que -como no puede ser de otra manera- incluyen al aceite de oliva.

Las papillas (que generalmente comienzan por ser de frutas) sí o sí deben contener ingredientes naturales ricos en vitaminas y minerales (frutas y verduras) y alguna fuente de proteínas siendo uno de los favoritos el zumo de cocción de carnes.Es importante para estimular la masticación y los procesos digestivos “nuevos” para el organismo, que éstas papillas no sean licuadas sino pisadas al máximo.

Por ejemplo, una de las más clásicas es pisar muy bien (casi llegar a una textura cremosa) algo de calabaza bien cocida. Adicionarle aceite de oliva será el toque de gracia, ya que además de proporcionar buen sabor (sugerimos frutados suaves y aceites que no sean picantes ni amargos) estás proporcionando vitaminas y salud en un mismo paso.

Agregar tan sólo una cucharada de aceite de oliva ( a la que se puede adicionar también algo de leche materna, para que la textura mejore aún más) suma energía, potencial antioxidante y antiinflamatorio que siempre es bienvenido. Te aliento a hacer la prueba y ¿por qué no? conversarlo con tu pediatra, en la seguridad de que estás aportando condiciones inmejorables para un crecimiento vigoroso y saludable de tu bebé.

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos