Aceite de oliva y exposición a la luz; un tema sobre el que hay que aprender, especialmente para no cometer errores al momento de comprar tu aceite en la tienda. Las investigaciones realizadas en la Universidad de Lleida en España y publicadas hace un tiempo atrás en varios medios de prensa, dan cuenta de algunos datos bien interesanetes.

Se señala que  los carotenoides, los niveles de clorofila, y los fenoles antioxidantes han caído drásticamente después de aceite de oliva virgen había estado en 12 meses de almacenamiento, incluso en las mejores condiciones controladas. Específicamente el contenido de clorofila se redujo en un 30%, beta-caroteno en un 40%, y la vitamina E (alfa-tocoferol) ¡en un 100%!

Los fenoles, que no sólo son los antioxidantes principales del aceite de oliva virgen, sino que también son responsables de su rico sabor distintivo, también se desplomaron después de 12 meses de almacenamiento. Los datos son contundentes: la exposición a la luz es la responsable de estos drásticos cambios.

Los aceites almacenados en botellas claras, expuestas  en las tiendas a constante  iluminación pierden en los hechos  perdido por lo menos 30% de sus tocoferoles (vitamina E) y carotenoides, a tal punto que después de la exposición de tan  sólo dos meses a la luz, los radicales libres habrían  aumentado tanto que el aceite de oliva ya no podía ser clasificado como virgen extra. Se recomienda, por tanto, elegir recipientes de vidrio oscuro o aquellos que protegan más del impacto de la luz, así como los últimos de la fila o los más escondidos.

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos