Aceite de oliva y embarazo. Quizá este sea uno de los aspectos menos difundidos de los tantos y tantos beneficios que conocemos acerca del aceite de oliva. Su consumo se recomienda una y otra vez; veamos más de cerca por qué es importante durante el embarazo, más allá de su uso -por ejemplo- para aliviar los pies cansados.

Cuando el bebé está en gestación y mamá consume aceite de oliva, se desencadenarán algunos procesos clave. Recientes estudios han demostrado que el aporte de vitamina E, que el bebé necesita para crecer puede ser perfectamente contemplado por un consumo normal y regular de aceite de oliva por parte de la madre.

Éstos bebés registran además valores de desarrollo post natal en el entorno de los más saludables (ni escasos ni excesivos). Hablamos en este caso de peso, altura y parámetros de comportamiento psicomotor.

Por último un tema no menor. Es un hecho que mamá y feto “juegan” (por decirlo de alguna manera) un constante equilibrio de adaptaciones metabólicas y está demostrado que éste se ve armonizado por los componentes que aporta el aceite de oliva.

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos