aceite oliva demencia senil

Aceite de oliva y demencia senil, una relación en la que el segundo concepto pierde – afortunadamente – terreno,  frente a las virtudes del primero. El dato no proviene esta vez ni de la sabiduría popular o el buen consejo de nuestros ancestros.

La fuente es un estudio científico llevado adelante por un país que no necesariamente afilia tradiciones vinculadas a la dieta mediterránea: Estados Unidos. Se trata del Prof. Dr. doctor Nikolaos Scarmeas, profesor de neurología del Centro Médico de la Universidad de Columbia quien lleva a delante una importante investigación al respecto.

Las primeras conclusiones aseveran que quienes sigan una línea alimentaria alineada con las bases de la dieta mediterránea y en particular consumiendo aceite de oliva, tendrán un 36% más de posibilidades de no padecer infartos cerebrales pequeños.

La mayoría de las veces, este tipo de infarto no es detectado ni por el paciente ni por el médico y su progresivo crecimiento conduce a la demencia paulatinamente y en silencio.

Llega un punto en que la situación es irreversible: el tejido cerebral ha sido dañado por la circulación más lenta o bloqueada del tránsito sanguíneo y es  así de sencillo,  si no hubo prevención ya no hay vuelta atrás.

Los resultados primarios del estudio han sido difundidos recientemente por la prestigiosa cadena noticiosa CNN y nos invitan, una vez más a reconsiderar enfáticamente la inclusión del aceite de oliva en nuestra dieta personal y familiar.

Relacionado: El aceite de oliva mejora la circulación

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos