En la década de los años 30, la familia Mallafré funda una almazara familiar, en Riudoms un pueblo del Baix Camp (Tarragona).

Entre 1975 y 1984, Mallafré hijo, realiza dos ampliaciones de la almazara, dotándola de mayores prensas hidráulicas y más modernizadas. Y justo antes de 1990, se implantó un nuevo sistema de centrifugado. El negocio fue ampliándose hasta que en el siglo XXI se adquirió un nuevo molino capaz de producir unos 100.000 kg. de olivas al día.

El aceite de oliva virgen extra de Mallafré, esta obtenido básicamente de la variedad aceitunas arbequina, en su totalidad de la zona de la Siurana. Su aroma sabe a frutas como el plátano o la hierba fresca, en cuanto a su sabor es dulce siendo un tanto almendrado.

Los aceites de oliva Mallafré están muy valorados internacionalmente, en 2004 y 2005, el salón internacional de aceites del mundo, World Edible Oil Fair, le otorgó la medalla de plata a los aceites de oliva virgen de avellana, almendra y oliva-limón.

Publicado por

Deja tu comentario en este artículo

0 comentarios

Redactar un nuevo mensaje




Categorías

  • Cultivo
  • Noticias
  • Recetas
  • Trucos de cocina

Archivos